domingo, 28 de agosto de 2016

TEORIA VITALISTA



En el siglo VIII , la Química era estudiada únicamente por alquimistas y se refería exclusivamente al estudio de los compuestos minerales, los cuales eran propios del mundo inerte y se los llamó  Inorgánicos, y a aquellos que formaban a los seres vivos se les llamó Orgánicos.
Berzelius fue el primero en hacer esta distinción entre lo orgánico y lo inorgánico.

Cuando Lavoisier  había acabado ya por completo con la Teoría del Flogisto, a finales del siglo XVIII empezó a a tomar fuerza en Europa una corriente de pensamiento llamada VITALISMO. 

El vitalismo se consolidó en Francia gracias a la llamada Escuela De Montpellier; a  ella pertenecieron  muchos médicos de la época: Francois  Boissier de Sauvages de Lacroix (1706-1767) y Théophile de Bordeau (1722-1776).
El más notable fue Paul Joseph Barthez (1734-1806), quien no sólo postuló al principio vital como "la causa de los fenómenos de la vida en el cuerpo humano" sino que le dio un carácter más científico.  Se dice que el Vitalismo de Barthez es importante porque es mucho más biológico; afirma que la vida es irreductible a dimensiones puramente físicas o químicas, pero aclara que el principio vital no tiene relación con divinidad alguna, sino que se extingue con la muerte del individuo.
Este movimiento hablaba de la existencia de una fuerza vital de vida , vis vitale , sin  la cual la vida no podía ser explicada. Algo que poseen los seres vivos y que los distinguía de los seres inertes.
Según esta teoría la materia orgánica tan solo podía ser producida por los seres vivos. Esto era lo que hasta entonces habían observado los científicos de la época.























Friedrich  Wohler  nació en Alemania en 1800, 11 años después de que Lavoisier publicara su Tratado Elemental de Química, y tenía 69 años cuando Mendeleyev publicó la primera tabla periódica. Con esto quiero decir, que tuvo la gran suerte de vivir en plena revolución química y tuvo un papel crucial en la misma.

Estando Wohler en su laboratorio en Berlin, había obtenido cianato de amonio y lo estaba hirviendo para cristalizarlo. Se formaron entonces, unos grandes cristales incoloros que bien sabía Friedrich que no eran del compuesto que él pensaba cristalizar. Al analizarlos llegó a la conclusión de que eran de Urea. Había sintetizado un compuesto orgánico "urea" a partir de compuestos inorgánicos  "cianato de amonio"....El vitalismo no tenía sentido. 
Wohler escribió a su maestro Berzelius: "Debo decir que puedo hacer urea sin intervención de un riñón animal, sea de hombre o de perro".
Este hecho pone fin a la Teoria Vitalista de Berzelius.





































Así nació, en 1828, la disciplina de la Química Orgánica.
Hacía el 1850 el propio Wohler, junto a Dumas y Liebig  transformaron unas sustancias orgánicas en otras utilizando reactivos inorgánicos y estudiaron los grupos funcionales. Liebig llegó a hacer atrevidos pronósticos para la época :"...No sólo es probable sino que se obtendrán fuera del organismo, en nuestros laboratorios, todas las materias orgánicas..."

No es este, ni por asomo, el único mérito de Wohler. También consiguió aislar varios elementos de la tabla periódica; confirmó que el Vanadio no era otra cosa que el Eritronio descubierto 30 años antes por el español Andrés Manuel del Rio... pero de sus muchos logros mi favorito es que en el centenario de su muerte llevó a la Química Orgánica a los sellos postales alemanes.


















No hay comentarios:

Publicar un comentario

Tu opinión es muy importante para mí ...me dejas un mensaje?